viernes, 31 de enero de 2014

Un aspecto relevante de la competencia digital: la gestión de la información, o cómo evitar la infoxicación

Uno de los grandes males de la era de Internet es la sobrecarga informativa o infoxicación (neologismo acuñado por Alfons Cornellá en 1996). Es un fenómeno que se origina con los medios de comunicación de masas y que explota con la expansión de Internet y la democratización del acceso a la información, su producción y consumo. "Un exceso de información que deriva, en muchos casos en un estado de ansiedad que los expertos han denominado "asfixia de datos" (William van Winkle), "nube tóxica de datos" (David Sheik), "síndrome de fatiga informativa" (David Lewis), o "sobrecarga cognitiva" (Eric Schmidt)." Véase ¿cómo lidiar con la sobrecarga informativa en la red? en el portal Marketingdirecto.com.

Entre sus perniciosos efectos, además de la evidente saturación, encontramos la falta de atención y el descenso de la productividad laboral o académica -caso de nuestros estudiantes-. Y no sólo por la pérdida de tiempo provocada por las distracciones inherentes a la sobrecarga informativa, sino porque a menudo, en el caso del alumnado, sobrepasado por el exceso de información, limita sus búsquedas al primer resultado obtenido de Google, Bing o la Wikipedia sin una valoración crítica de la información que consume. La reacción de muchos docentes (yo me incluyo) ante este fenómeno es que cuando pedimos algún trabajo de investigación a nuestros alumnos, exigimos su entrega manuscrita para evitar el manido corta y pega. Todo un atraso caricaturizado en esta genial viñeta del profesor Néstor Alonso:



Salta a la vista que en el desarrollo de la competencia digital del alumnado, se hace imprescindible enseñarles a filtrar la información que encuentran en Internet proporcionándoles fuentes fiables y acostumbrarles a gestionar sus propios intereses mediante utilidades de resumen, recopilación o "curación" de contenidos, trabajando en red con ellos. Como gestor de RSS, por su simplicidad, por estar traducido al castellano y por su funcionalidad en PC, tableta o smartphone, les recomendaría Feedly. En el portal tecnológico Bitelia.com se puede consultar un artículo de José María López donde explica cómo usarlo: tutorial de Feedly.

El siguiente paso es que aprendan a organizar sus propios documentos digitales, según sus intereses o con el propósito de presentar información relevante relacionada con el currículo de nuestra materia en cuestión. Para ello, apuesto por la revista social Flickboard. Su vistosidad, compatibilidad multiplataforma e integración con las principales redes sociales compensan que, de momento, sólo esté disponible en inglés. A modo de ejemplo podéis ver este vídeo compartido por André Hess en youtube: