martes, 3 de diciembre de 2013

Comunicación interna y políticas BYOD en los centros educativos

En mi anterior artículo mencioné de pasada las siglas BYOD (Bring your own device, es decir, "Trae tu propio dispositivo"). Se trata de una nueva tendencia educativa hecha posible por la mejora de la conectividad en los centros escolares gracias a las redes wifi e incentivada por las grandes multinacionales de la Informática como Microsoft, por evidente interés comercial:


Las ventajas de esta nueva forma de trabajar en el aula con nuestros alumnos son evidentes. En el artículo The future of Education: BYOD in the classroom, el analista Tim Panagos enuncia argumentos de peso a su favor: "En esta década, no es menos importante enseñar a los niños a usar sus otros "cerebros" tecnológicos que enseñarles a usar sus propios cerebros físicos. [...] El lenguaje escrito permitió a los seres humanos capturar y almacenar el conocimiento: extender el conocimiento más allá de sus límites naturales en el tiempo y el espacio. Y el conocimiento es poder. Hoy sería impensable no enseñar a los niños a leer y escribir para expandir sus horizontes más allá de la palabra hablada. Al final de esta década se considerará impensable privar a los niños de sus herramientas tecnológicas por las mismas razones que aplicamos a la lectoescritura."
Por otra parte, el blog de ScolarTIC: la red social para docentes señala en un artículo de enero de 2013 las políticas BYOD como una de las 10 tendencias educativas emergentes, aunque subraya la principal debilidad de esta iniciativa: ¿Qué ocurre con las familias que no pueden costearse un smartphone, tablet o portátil para cada uno de sus hijos en edad escolar? ¿No surgirán situaciones de agravio en el aula?  ¿En qué medida podrían los centros escolares o las administraciones educativas paliar las diferencias socio-económicas?
Las dificultades no son pocas, pero el sistema educativo tiene que optar por subirse a la ola de los cambios tecnológicos o ahogarse nadando contracorriente.
Suponiendo que pudiéramos superar estos obstáculos, llegaríamos a la necesidad de regular el uso interno de dispositivos y redes. El primer "mandamiento" debe asumirse por todo el claustro: todo docente del siglo XXI debe tener identidad digital propia, formarse en TIC y disponer de una cuenta de correo electrónico operativa donde recibir comunicaciones internas. Respecto al alumnado, la regulación BYOD que propongo parte de la normativa, coherente y razonable, puesta en marcha por el colegio privado argentino Belgrano Day School: un decálogo, guía de uso para el alumnado; y un compromiso firmado por familias y alumnos que exime de responsabilidad al centro en caso de rotura, hurto o problemas de mantenimiento de los dispositivos y que respalda la política BYOD del centro.
Para finalizar resumo el decálogo:

  1. El uso de dispositivos personales durante las horas de clase se realizará por indicación del profesorado.
  2. El principal propósito del uso de dispositivos personales en el centro es educativo.
  3. El uso de un dispositivo personal no debe ser de ninguna manera motivo de falta de atención, ni de interrupción de las clases.
  4. El uso de dispositivos personales forma parte del Reglamento de Régimen Interior del centro.
  5. El alumno no podrá sacar ni hacer circular fotos, vídeos o ningún otro archivo de otros alumnos o de miembros del personal docente o no docente, ni subirlos a Internet ni publicarlos o difundirlos por medio alguno.
  6. El alumnado comunicará a sus profesores cualquier uso inapropiado que observe o que padezca a través de dispositivos digitales (ciberbullying, sexting, grooming, suplantación de identidad...).
  7. El profesorado no es responsable de solucionar los fallos técnicos que se produzcan en los dispositivos digitales personales.
  8. El centro sólo se compromete a proveer al alumnado acceso a Internet. Los alumnos guardarán sus actividades en memoria flash o pendrive, en adjuntos de correo electrónico o en la nube (por ejemplo, Google Drive).
  9. El alumnado comunicará inmediatamente a sus profesores cualquier caso de hurto o daños en su dispositivo personal.
  10. No se permiten dispositivos exclusivos para juegos.